Saltar al contenido

Relojes Jaeger-LeCoultre


Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

Relojes Jaeger-LeCoultre

Jaeger-LeCoultre (pronunciación en francés: /jɛgɛʁ ləkultʁ/) es una manufactura relojera de lujo basada en Le Sentier, Suiza, fundada en la primera mitad del siglo XIX. La marca es autora de cientos de invenciones y más de mil calibres, incluyendo el movimiento relojero más pequeño del mundo, el reloj de pulsera más pequeño del mundo con más complicaciones y un cronómetro dotado de un movimiento perpetuo. En la actualidad, Jaeger-LeCoultre ofrece ocho colecciones diferentes y maneja asociaciones en sectores tan variados como la preservación de los océanos, los deportes de motor y el polo. La marca es una filial al 100% del grupo de lujo suizo Richemont desde 2000.

Historia

La familia LeCoultre

Según los archivos, la presencia de la familia LeCoultre en Suiza se remonta al siglo XVI. Víctima de las persecuciones religiosas que acosaban a los hugonotes, Pierre LeCoultre (circa 1530 – circa 1600) huyó de Lizy-sur-Ourcq hacia Ginebra. En 1558, se convirtió en «habitante» de Ginebra y un año después dejó la ciudad y adquirió un terreno en el Valle de Joux. Una comunidad se formó progresivamente y, en 1612, el hijo de Pierre LeCoultre construyó una iglesia en el valle. Este evento marcó la fundación del pueblo llamado Le Sentier, en donde aún hoy se encuentra instalada la Manufactura de la empresa.

La Fabricacion

En 1833, poco después de inventar la máquina para recortar piñones de un bloque de acero, Antoine LeCoultre (1803-1881) fundó un pequeño taller de relojería en Le Sentier, en el cual perfeccionó su talento relojero con el fin de crear cronómetros de calidad superior. En 1844, inventó el instrumento de medida más preciso del mundo, el Millionomètre . En 1847, creó un sistema que eliminaba la utilización de llaves para dar cuerda al reloj y ajustar la hora. Cuatro años después, recibió una medalla de oro por su trabajo sobre la precisión y la mecanización en relojería e la primera exposición universal, organizada en Londres.

En 1866, cuando la industria relojera suiza todavía está estructurada en pequeños talleres, Antoine y su hijo, Elie LeCoultre (1842-1917), decidieron reunir bajo un mismo techo los diferentes oficios relojeros y fundaron la primera auténtica manufactura del Valle de Joux, LeCoultre & Cie. En 1870, la Manufactura desarrolló los primeros procedimientos de fabricación parcialmente mecanizados para movimientos con complicaciones.

Ese año, la Manufactura contaba 500 empleados. En 1900, la Grande Maison del Valle de Joux, como la llamaban entonces, había creado más de 350 calibres diferentes, incluyendo 128 equipados con función cronógrafo y 99 con mecanismo de repetición. Desde 1902, y hasta los años treinta 1930, LeCoultre & Cie produjo la mayoría de los «ébauches» de relojes de la marca ginebrina Patek Philippe.

Jaeger-LeCoultre

En 1903, Edmond Jaeger, relojero parisino y proveedor oficial de la marina francesa, propuso a los relojeros suizos el desafío de desarrollar y producir los calibres extraplanos de su invención.

Jacques-David LeCoultre, nieto de Antoine y responsable de la producción en LeCoultre &Cie., aceptó el desafío y crea una serie de relojes de bolsillo ultraplanos. En 1907, LeCoultre &Cie. presentó el reloj más plano del mundo, equipado con un calibre LeCoultre Calibre 145. Ese año, el joyero Cartier, uno de los clientes de Jaeger, firmó con la marca un contrato que estipulaba que los movimientos Jaeger serían reservados exclusivamente a Cartier durante un periodo de 15 años. Jaeger confió la fabricación de esos movimientos a LeCoultre.

Como consecuencia de esta colaboración, la empresa asumió oficialmente el nombre Jaeger-LeCoultre en 1937. Sin embargo, las creaciones reservadas para el mercado estadounidense conservaron la firma LeCoultre hasta 1985. Según la información consignada en los archivos, la manufactura de Le Sentier envió el último movimiento utilizado para un reloj LeCoultre en Estados Unidos en 1976.

Algunos coleccionistas y distribuidores que no disponen de suficiente información afirman que la marca estadounidense LeCoultre no tenía ningún vínculo con la marca suiza Jaeger-LeCoultre. La confusión se produjo en los años cincuenta. Por aquel entonces, la distribución de los relojes LeCoultre en Norteamérica era realizada por el grupo Longines-Wittnauer, el cual también distribuía los cronómetros Vacheron Constantin. Los coleccionistas confundieron el nombre del distribuidor y el nombre del fabricante. Según Zaf Basha, un gran especialista de Jaeger-LeCoultre, el Galaxy, un misterioso reloj de lujo dotado de una esfera engastada con diamantes, fue el resultado de una colaboración entre Vacheron Constantin y LeCoultre para el mercado estadounidense. En la esfera del reloj, puede verse la inscripción «LeCoultre» y en la caja dice «Vacheron Constantin – LeCoultre». La mención LeCoultre despareció definitivamente en 1985, y desde entonces los relojes llevan la marca Jaeger-LeCoultre.

Invenciones

Desde la fundación de Jaeger-LeCoultre, la marca ha producido más de 1.242 calibres diferentes, depositado alrededor de 400 patentes y desarrollado cientos de invenciones.

Millionométre

El millionomètre fue el primer instrumento capaz de medir el micrón. Fue inventado por Antoine LeCoultre en 1844 y permitió perfeccionar la fabricación de componentes relojeros. Al no existir ninguna homologación oficial en Suiza en esa época, el invento nunca fue patentado. Sin embargo, el exclusivo procedimiento de fabricación fue guardado con celo durante más de cincuenta años. El millionomètre fue presentado en la Exposición universal de París en 1900 la Exposición universal de París en 1900.

Reloj sin llave

En 1847, Antoine LeCoultre inventó el reloj sin llave, dotado del primer sistema para dar cuerda y ajustar el reloj sencillo y fiable a la vez. En lugar del dispositivo clásico, el reloj posee un pequeño botón que activa una palanca que permite alternar las funciones. Este invento tampoco fue patentado y los demás relojeros adoptaron el sistema rápidamente.

Calibre 145 LeCoultre

En 1907, el Calibre 145 LeCoultre estableció el récord del movimiento más plano del mundo, con un grosor de sólo 1,38 mm. El calibre fue utilizado en relojes de bolsillo que incluso hoy en día siguen siendo los más planos de su categoría. De 1907 a la década de los sesenta, fueron producidos 400 ejemplares del movimiento.

Grandes complicaciones

En 1866, primera vez en la historia de la relojería, LeCoultre & Cie comenzó la fabricación de calibres dotados de complicaciones en series pequeñas. En 1891, la manufactura creó un calibre dotado de una complicación doble: cronógrafo y repetición de minutos.

A mediados de la década de 1890, LeCoultre & Cie. desarrolló relojes como grandes complicaciones, dotadas con tres grandes complicaciones relojeras, como el calendario perpetuo, el cronógrafo y la repetición de minutos.

En 2004, la Manufactura creó el Gyrotourbillon I, su primer reloj de pulsera con una gran complicación, dotado de un tourbillon que gravitaba alrededor de dos ejes y un calendario perpetuo con indicador retrógrado doble y ecuación activa del tiempo. En 2006, Jaeger-LeCoultre presentó el Reverso grande complication à triptyque, el primer reloj de la historia dotado de tres esferas animadas por un solo movimiento. En 2009, la marca lanzó en reloj de pulsera con más complicaciones, el Hybris Mechanica à Grande Sonnerie, dotado de 26 complicaciones.

Modelos históricos

Reverso

El Reverso, cuyo nombre en latín significa «Darse la vuelta», fue creado en 1931 para soportar los golpes durante un partido de polo, mediante un mecanismo de giro de la caja que protege la esfera. El Reverso es considerado como un objeto emblemático de la estética Art Déco y continúa siendo fabricado en la actualidad.

Duoplan

En 1925, LeCoultre &Cie. desarrolló el Calibre 7BF Duoplan LeCoultre con el fin de asociar miniaturización y precisión. En esa época, estaban de moda los relojes de pulsera pequeños. Pero los calibres pequeños no ofrecían una precisión óptima. Creado por Henri Rodanet, director técnico de Établissements Ed. Jaeger, el Duoplan se compone de dos niveles superpuestos que garantizan un equilibrio similar al de los calibres de tamaño tradicional.

Asimismo, el Duoplan fue uno de los primeros relojes de acero engastados con piedras preciosas. En 1929, adoptó un cristal de zafiro y revolucionó la relojería. El Duoplan estaba asegurado por Lloyds of London y tenía un servicio posventa especial. Si el movimiento del reloj se dañaba, podía ser cambiado rápidamente. En el escaparate de la boutique Tyme de Londres, podía leerse la inscripción: «You won’t have time to finish your cigarette before your watch is repaired» (Su reloj será reparado antes de que termine de fumar su cigarrillo).

Joaillerie 101

En 1929, después del Duoplan, LeCoultre & Cie. Presentó el Calibre 101, que sólo pesaba un gramo aproximadamente y constaba de 74 componentes (98 en la actualidad). Aún hoy es el movimiento mecánico más pequeño del mundo. En 1930, lanzó la segunda colección de relojes equipados con el Calibre 101: la gama Joaillerie 101 Étrier. El día de su coronación, en 1953, Isabel II de Inglaterra lució un Jaeger-LeCoultre Calibre 101.

Atmos

El péndulo Atmos está dotado de un movimiento casi perpetuo que no requiere de ninguna intervención humana y funciona con una cantidad infinitesimal de energía. Inventado por el ingeniero suizo Jean-Léon Reutter en 1928 en Neuchâtel, el péndulo Atmos es el regalo oficial que entrega la Confederación suiza a sus invitados más prestigiosos desde 1950. La versión original, patentada en 1928 y conocida hoy en día con el nombre Atmos 1, fue comercializada por La Compagnie Générale de Radiologie (CGR) en 1930.

Las patentes fueron adquiridas por Jaeger-LeCoultre en Francia, en 1936, y en Suiza, en 1937. Durante diez años, Jaeger-LeCoultre trabajó en el perfeccionamiento del péndulo, antes de producirlo con su forma actual a partir de 1946.

En 1988, la agencia de diseño Kohler & Rekow creó un gabinete para el péndulo en edición limitada de 2 piezas. En 2003, la Manufactura presentó el Atmos Mystérieuse, animado por el Calibre 583 Jaeger-LeCoultre y equipado con 1.460 componentes.

Memovox

En 1950, la Manufactura presenta el Memovox, la «voz de la memoria» en latín. Su sorprendente mecanismo puede ser utilizado como despertador o para indicar la hora de una cita. Los primeros modelos de cuerda manual estaban dotados de un Calibre 489 Jaeger-LeCoultre.

En 1956, un Memovox equipado con un Calibre 815 Jaeger-LeCoultre fue el primer reloj de automático con despertador de la historia de la relojería. Poco tiempo después, la marca celebraba su 125º aniversario con el Memovox Worldtime. En 1959, Jaeger-LeCoultre lanzó el Memovox Deep Sea, dotado de una sonería que indicaba al submarinista el momento en que debía iniciar el ascenso hacia la superficie. En 1965, la Manufactura patentó una versión del Memovox Polaris con triple fondo para ampliar la resonancia de la sonería bajo el agua.

Este modelo fue la fuente de inspiración de las colecciones Master Compressor y AMVOX futuras. Fue reeditado en 2008 con el nombre de Memovox Tribute to Polaris.

Geophysic

Como un tributo al año geofísico internacional en 1958, Jaeger-LeCoultre creó un reloj hermético, resistente a los golpes y a los campos magnéticos. El cronómetro Geophysic fue presentado por Jules-César Savary, relojero experimentado de Jaeger-LeCoultre, con el objetivo de aportar una contribución a las investigaciones científicas en Antártida. Animado por un Calibre 478BWS Jaeger-LeCoultre, el reloj estaba equipado con 17 rubíes, una espiral Bréguet, un muelle regulador sobre el puente del volante, un amortiguador y un volante de Glucydur®. El año de lanzamiento, el cronómetro Geophysic fue regalado a à William R. Anderson, el capitán del Nautilus, el primer submarino nuclear estadounidense en llega al Pacífico atravesando el Polo Norte.

error: Content is protected !!